noticias

14.04.2009

Los obesos tienen mayor riesgo de sufrir síndrome de piernas inquietas

Las personas obesas corren más riesgo de desarrollar el desorden neurológico conocido como síndrome de las piernas inquietas (SPI), según concluye un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y publicado en el último número de la revista Neurology (2009"72:1255-1261).

En un estudio con más de 88.000 adultos estadounidenses, los investigadores hallaron que los hombres y las mujeres con obesidad eran un 42% más propensos a padecer SPI que la población normopesa. Una relación que, más concretamente, se estableció entre la obesidad abdominal y el riesgo de SPI. Así, los participantes del estudio con mayor perímetro abdominal tenían un 60% más de riesgo que aquellos que presentaban las medidas más bajas.

El SPI causa sensaciones incómodas en las piernas cuando una persona está descansando, lo que genera una urgencia incontrolable de moverlas para obtener alivio. Se desconoce la causa de este desorden, aunque los investigadores sospechan que un desequilibrio químico cerebral de la dopamina, que regula el movimiento, sería la clave. Tal es así que los medicamentos que incrementan la actividad de la dopamina suelen usarse para tratar el SPI.

Investigaciones previas demostraron que los adultos obesos suelen tener menor actividad de la dopamina en el cerebro que sus pares más delgados, aunque la relación entre la obesidad y el SPI no ha quedado clara. En palabras del Dr. Xiang Gao, director del trabajo, “nuestro estudio sugiere que la obesidad podría ser un factor de riesgo para el SPI”.

En teoría, la dopamina podría ayudar a explicar la relación entre la obesidad y el SPI. Sin embargo, los autores reconocen que podría haber varios mecanismos a través de los cuales el exceso de peso contribuiría al desorden neurológico.

Una posibilidad, concluyó el Dr. Gao, “es el mayor riesgo de enfermedad cardíaca entre los adultos con sobrepeso”. No en vano, las evidencias recogidas en la literatura muestran la existencia de un vínculo entre la enfermedad cardiovascular y el SPI, por lo que se sospecha que la disfunción en los vasos sanguíneos podría jugar un papel importante en el síndrome.




Fuente: JANO, Abril 2009

Consejos al paciente

Osteoporosis

Osteoporosis

1. Ejercicio y prevención de osteoporosis

Recomendaciones generales - Una de las medidas de prevención para evitar la osteoporosis es el ejercicio físico que consigue mantener los huesos fuertes y... Leer más

Dolor Osteomuscular

Dolor Osteomuscular

Cómo prevenir el dolor de espalda

La adopción y la corrección de una serie de hábitos posturales ayuda a evitar el dolor de espalda, si los incorporamos a nuestra actividad... Leer más

Diabetes

Diabetes

Cómo actuar ante una hipoglicemia

La hipoglicemia es una complicación de los pacientes con diabetes y que requiere una actuación y tratamiento inmediato. La hipoglicemia es una... Leer más