Consejos Paciente

Consejos prácticos para prevenir el dolor dorsal

¿Qué es el dolor dorsal?

- El dolor dorsal es el que se produce en la columna o en los músculos de la parte media de la espalda. Se localiza en la zona de las paletillas.


¿Por qué puedo tener dolor dorsal?

- El dolor dorsal se produce cuando se ve afectada alguna de las estructuras que conforman la cavidad torácica.

- La cavidad torácica constituye un armazón muy resistente que protege el corazón, los pulmones y parte del aparato digestivo. Está formada por elementos que le dan rigidez (columna y costillas) y por elementos que le dan flexibilidad (músculos y ligamentos).


¿Qué tipos de dolor dorsal puedo tener?

Hay dos tipos de dolor dorsal que se diferencian muy claramente:

- Cuando está afectada la estructura de la cavidad torácica, porque la columna o las costillas están debilitadas o trabajan de forma forzada, se dice que el dolor dorsal tiene un origen mecánico.

- Si, por el contrario, se debe a alguna lesión o enfermedad de los órganos que están dentro de la cavidad torácica, se dice que el dolor dorsal tiene un origen visceral.


¿Cómo puedo diferenciarlos?

- Un dolor dorsal de origen mecánico suele aparecer de forma progresiva y ser de tipo difuso. Lo podemos relacionar con alguna actividad o mala postura concreta y suele aumentar con el movimiento y las posturas forzadas.
Ejemplo: haber estado muchas horas sentado frente al ordenador con la espalda curvada.

- Un dolor dorsal de origen visceral suele aparecer de forma súbita y ser de tipo punzante. Aunque se perciba en la espalda se trata de un dolor referido que proviene de otro órgano. Es habitual que pueda relacionarse con episodios recientes de fiebre o ocon una enfermedad concreta.



1. Adquirir un buen tono muscular

Tener un buen tono en toda la musculatura que rodea la columna vertebral es imprescindible para que la espalda se mantenga firme y flexible y no nos duela.

Asimismo, después de un esfuerzo físico, o siempre que la musculatura de la espalda esté contracturada, realizaremos ejercicios de relajación y estiramiento.

· Ejercicios para fortalecer la musculatura dorsal

Sentados en una silla, con la espalda recta y hombros relajados, realizar los siguientes ejercicios de 5 a 10 veces, forzando la posición pero sin llegar a sentir.

1 - Poner los brazos colgando paralelos al torso y extenderlos hacia atrás, intentando llegas lo más alto posible, con las palmas de las manos mirando hacia arriba.

2 - Situar los brazos en cruz, con las palmas de las manos hacia delante, y llevarlos hacia atrás tanto como sea posible sin levantar los hombros.

3 - Colocar las manos en la nuca y tirar los codos hacia atrás.

· Ejercicios de relajación y estiramiento

Sentados en una silla, con la espalda recta, los hombros relajados y las manos apoyadas sobre los muslos, realizar los siguientes ejercicios:

1 - Flexionar el cuello hacia delante, lentamente y con suavidad, intentando tocar el pecho con la barbilla. Mantener la posición durante 5 segundos, volver lentamente a la posición normal, descansar 5 segundos y repetir el movimiento 3 veces.

2 - Tirar los hombros hacia atrás intentando juntar las paletillas. Mantener la posición durante 5 segundos, relajar los hombros 5 segundos y repetir el movimiento 3 veces.

3 - Estirar un brazo y hacer rotaciones hacia atrás, como si se nadara de espalda. Hacer 10 rotaciones y luego cambiar de brazo. Repetir el ciclo 3 veces con cada brazo.

Al finalizar, tumbarse en el suelo boca arriba y apoyar las pantorrillas sobre una mesa de centro o taburete bajo, para descargar la columna.


2. Respirar bien

La respiración es casi siempre automática, pero cuando hay dolor es bueno tener cierto control sobre ella. Si logramos que nuestra respiración sea más lenta y profunda, podemos relajarnos y reducir de forma importante el dolor.
Hacer ejercicios de respiración contribuye a su vez a mantener una postura erguida, conservar la flexibilidad y ejercitar la musculatura pectoral y abdominal.

· Ejercicios de respiración

En un principio se aconseja hacerlos en posición tumbada boca arriba. Más adelante podrán hacerse de pie o sentados. Practicar de 10 a 15 minutos, una o dos veces al día.

- Respiración torácica: situar las manos sobre el pecho. Mientras se inspira, comprobar que los pulmones se ensanchan hacia los lados, como un acordeón, volciendo a su posición original cuando se espira.

- Respiración abdominal: situar las manos sobre la zona del ombligo e intentar inflar la barriga mediante la inspiración, como si se tuviera una pelota. Después, mediante la espiración, desinflar esta pelota lentamente.


3. Adoptar una postura erguida

Mantener la postura correcta es tanto una cuestión de hábito como de disposición personal. La actitud conocida como “postura asténica o pobre”, entorpece la respiración, debilita el tono muscular y puede acabar provocando verdaderas deformaciones y dolor crónico.

- Al andar o estar de pie debe llevarse la cabeza erguida y el pecho alto.

- Al estar sentado, hay que tener un buen apoyo para los brazos y la espalda y procurar que el cuello no esté en posición forzada. Muchas veces el dolor dorsal es reflejo de un problema lumbar o cervical.

- No estar sentado mucho tiempo con la misma posición. Es aconsejable levantarse cada 30-40 minutos.

- El estrés y la tensión provocan contractura muscular e impiden el descanso nocturno. Hay que aprender a relajarse mentalmente.



Cómo actuar ante el dolor dorsal

Cuando el dolor dorsal es de origen claramente mecánico y poco intenso, puede resolverse en poco días aplicando una serie de medidas generales, encaminadas a corregir la actividad o postura que ha desencadenado el dolor y a aligerar los síntomas:

- Evitar las posturas o movimientos forzados, sobre todo los que han originado el dolor.

- Disminuir el ritmo de actividad, pero sin llegar al reposo absoluto, que es contraproducente porque atrofia la musculatura.

- Masajear la zona dolorida para descontracturarla y aliviar el dolor.

- Aplicar una bolsa de agua caliente o estrella eléctrica de 10 a 20 minutos. El calor ayuda a aliviar el espasmo muscular, la tensión y la rigidez.


· ¿Cuándo debo acudir al médico?

Acudiremos al médico o farmacéutico si el dolor no ha remitido en 2-3 días después de haber aplicado las medidas correctoras anteriores o si se da alguna de las siguientes circunstancias:

- Dolor de origen poco claro.

- Dolor punzante y/o muy intenso.

- Dolor debido a un traumatismo.

- Dolor asociado con episodios de fiebre.

- Dolor relacionado con alguna enfermedad.


· ¿Qué me puede preguntar el médico o el farmacéutico?

El médico o el farmacéutico nos harán una serie de preguntas encaminadas a averiguar la causa del dolor, para poder instaurar el tratamiento adecuado y darnos una serie de consejos para prevenir recaídas.
Por consiguiente, antes de hacer la consulta conviene tener muy clara la información que nos pedirán:

- Forma de inicio del dolor: súbita o progresiva.

- Tipo de dolor: punzante o difuso.

- Si podemos asociar el dolor a:

· Algún sobre esfuerzo físico o mala postura sostenida durante largo tiempo

· Algún episodio reciente de fiebre o enfermedad concreta



El complejo vitamínico B12 - B6 - B1 a dosis altas ha demostrado ser eficaz tanto para tratar como para prevenir el dolor de la espalda, ya que refuerza el sistema nervioso y el muscular. Su toma regular y periódica complementa los resultados obtenidos con el ejercicio y las actitudes posturales. Pida consejo a su médico o farmacéutico.

Piense que mantener su espalda en el mejor estado posible no sólo evita los dolores sino que ayuda a conservar la salud en general. Los beneficios que obtendrá con ello compensarán sobradamente los esfuerzos empleados.


Dra. Conxita Closa Rusinés
Médico rehabilitador
Institut de Rehabilitació Tres Torres, Barcelona

Ver pdf

Consejos al paciente

Osteoporosis

Osteoporosis

1. Ejercicio y prevención de osteoporosis

Recomendaciones generales - Una de las medidas de prevención para evitar la osteoporosis es el ejercicio físico que consigue mantener los huesos fuertes y... Leer más

Dolor Osteomuscular

Dolor Osteomuscular

Cómo prevenir el dolor de espalda

La adopción y la corrección de una serie de hábitos posturales ayuda a evitar el dolor de espalda, si los incorporamos a nuestra actividad... Leer más

Diabetes

Diabetes

Cómo actuar ante una hipoglicemia

La hipoglicemia es una complicación de los pacientes con diabetes y que requiere una actuación y tratamiento inmediato. La hipoglicemia es una... Leer más